¿Cómo realizar una adecuada transición de liderazgo en una Empresa Familiar?

¿Cómo realizar una adecuada transición de liderazgo en una Empresa Familiar?

Cuándo hablamos de ceder el liderazgo en una empresa familiar, surgen preguntas sobre cómo realizarlo de manera adecuada, dado que existen muchas estadísticas que muestran que las empresas tienden a morir en este proceso.

Lo primero que nos parece importante resaltar es que no hablemos de sucesión sino de transición, dado que la sucesión parece más como un asunto radical, mientras que la transición se enfoca en el proceso.

El liderazgo en las empresas familiares, refiriéndose al Gerente o a la figura que lleva las riendas de la compañía, tiene varias fases que son clave para entender el tipo de transición de liderazgo que se debe llevar a cabo:

Fase inicial / Fundadores: Los fundadores están a cargo de la empresa, y quieren involucrar a otras personas, bien sea miembros de su familia o no, para que lideren la compañía.

Fase intermedia: Se tienen líderes identificados para continuar con la compañía, bien sean familiares o no familiares.

Fase avanzada: Ya se ha hecho algún proceso de transición desde la fase inicial, bien sea a familiares o no familiares.

De acuerdo con el momento en el que se encuentre su empresa familiar, es importante entender cómo realizar un adecuado proceso de transición de liderazgo:

Fase inicial – Fundadores: Debe iniciar por identificar de manera clara y formal, los deseos de los fundadores. Es decir, ¿Qué rol quieren cumplir?,  ¿De qué no se quieren encargar?, ¿Qué quieren hacer?, ¿Cuándo quieren desempeñar ese rol?. Luego, debe identificar la estructura del cargo de Gerencia o líder de la compañía, definiendo el perfil específico que se quiere tener en esa posición, para finalizar con la elección de líderes que cumplan con esas características y que puedan tener un periodo de empalme y formación con los fundadores, para transmitir el conocimiento sobre los asuntos clave del negocio.

Fase intermedia: Los líderes que se tengan identificados deben iniciar sus labores con objetivos claros (se enlaza con otro artículo de cómo fijar los objetivos de la gerencia, que aún no he escrito), que les permitan llevar a la compañía a cumplir con las metas planteadas, y que se pueda evaluar su gestión para apoyar en su formación y mejora en el cargo. Ese proceso debe ir acompañado por formación tanto en competencias duras como blandas, para asumir el rol como la empresa lo requiere.

Fase avanzada: Se deben evaluar los resultados obtenidos con las transiciones que se hubieran ejecutado, de forma que se identifiquen los aspectos positivos y negativos, para implementar acciones de mejora al realizar un nuevo proceso. La evaluación para el líder de la compañía es indispensable para identificar cómo ejecuta su labor y poder corregir lo necesario.

Además de esto, existen aspectos transversales que son indispensables para el éxito de este tipo de procesos:

Filosofía y cultura de la familia: Si el líder no tiene claros los principios y valores de la familia que serán aplicados a la empresa, no podrá cumplir con sus expectativas ni gestionar la compañía de forma acorde. Este es uno de los asuntos que más impactan los procesos de transición y que pueden hacer que un muy buen gerente no continúe, porque no se está alineado con la familia accionista.

Definir objetivos para la Gerencia: La Gerencia debe tener claro desde el inicio de su gestión, cuáles son los objetivos que debe cumplir. De esta manera, la evaluación se vuelve objetiva y formal, y permite analizar el rumbo de la compañía. Este asunto generalmente no se ejecuta desde el inicio, provocando diferencias entre el Gerente y la familia accionista, en cuanto a los resultados y la forma de direccionar la empresa.

Apoyo por parte del Gobierno Corporativo: La Gerencia es un eslabón en la cadena del Gobierno Corporativo, por tanto, una Junta Directiva estructurada y funcional le apoya a corregir, mejorar y ajustar el rumbo, para cumplir con los objetivos de la empresa y de los accionistas. Así, se logra un sistema alineado y comprometido con los propósitos corporativos, especialmente en un momento tan crucial como lo es la transición de liderazgo. El Gobierno Corporativo debe soportar este proceso para minimizar los impactos negativos en la organización, derivados del cambio de liderazgo.

No existe una única manera que realizar un proceso de transición de liderazgo dado que cada empresa y cada familia son diferentes, sin embargo se puede estructurar para minimizar los riesgos y lograr que las empresas familiares perduren.

Equipo Family Firm

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Consultoria Empresa familiar

Trabaje con el mejor equipo

Contacto

Suscríbase

Registrese para nuestras últimas noticias y artículos. No le daremos correos no deseados